El seguro a todo riesgo es el mejor para un coche nuevo pero a muchas personas se les va de presupuesto, por lo que las compañías idearon una forma de que todo el que quisiera pudiese tener un seguro a todo riesgo al alcance de su bolsillo. Para abaratar este tipo de seguro,  las aseguradoras idearon las franquicias. Éstas son una forma de compartir el riesgo entre la compañía y el asegurado, de forma que cuanto mayor es la franquicia, menor es la cuota del seguro.

Hay franquicias de todas las cantidades, aunque la más común es la de 600€, ya que abarata el seguro de forma considerable, y el asegurado piensa que es asumible en caso de accidente, ya que la teoría dice que en el caso de accidente con culpa, el asegurado tan sólo tendrá que pagar hasta 600€ por la reparación. El problema es que esto no es realmente así, ya que la franquicia se puede aplicar de muchas maneras, como veremos a continuación, lo cual puede hacer que el precio de la reparación se multiplique por cuatro o hasta por cinco para el asegurado.

Para ello, tenemos que entender cómo se aplica la franquicia, lo que depende de cada compañía, ya que todas tienen una política propia con respecto a su aplicación, como vamos a ver en las siguientes líneas.

Entre los conductores está extendido el pensamiento de que si tienes un accidente con culpa, y a la franquicia es de 600€, se paga esta cantidad por la reparación y nos entregan el coche como antes del siniestro. Pues bien, esto puede ser cierto si el golpe está en una sola parte del coche, como un lateral, el frontal o la parte trasera. Si el golpe afecta a varios lados, es posible que nos apliquen una franquicia por cada lado afectado.  Vamos a ver un ejemplo:

Vamos por ciudad y nos distraemos, de manera que acabamos golpeando al coche que nos precede, y con el volantazo también chocamos contra los coches que están aparcados. Dañamos el frontal o “morro” del coche, el lateral derecho y la parte trasera.

Nuestro seguro a todo riesgo tiene una franquicia de 600€. ¿Qué franquicia tenemos que pagar? Dependiendo del seguro, pueden ser 600€, o pueden ser 1.800€, el resultado de multiplicar estos 600€ por 3, es decir, por la parte delantera, por la trasera y por el lateral.

Para asegurarnos, antes de firmar con una compañía, hay que preguntar sobre su política al aplicar las franquicias, y si es posible contratar nuestro seguro a todo riesgo con una que sólo aplique una franquicia y no una por cada lado del coche.